Naturaleza urbana en sociedad

Santiago Beruete

Escritor, Filosofo, docente y comunicador

Santiago Beruete (Pamplona, 1961) 
es licenciado en Antropología y doctor en Filosofía. Desde hace más de veinte años vive en la isla de Ibiza, donde compagina su actividad docente e investigadora con la creación literaria. Autor de varios poemarios, libros de relatos y novelas, ha publicado recientemente con la editorial Turner Jardinosofía, Una historia filosófica de los jardines, y Verdolatría, La naturaleza nos enseña a ser humanos. Ambos títulos han surgido de la feliz confluencia entre su pasión por la historia de las ideas y su propia experiencia como jardinero, y reivindican el valor de la filosofía en nuestros convulsos tiempos.

Rosas Icónicas

El arte y la naturaleza. La mujer y la composición artística: Recreándose en la composición artística, Santiago Beruete nos conmueve en este maravilloso texto publicado con el mismo título en CLARÍN. Revista de Nueva Literatura nº 145 (Enero-febrero del año 2020). Figuras de la talla de Paul Klee, Frida Kahlo y Georgia O'Keeffe, emblemáticas y singulares que inspiraron parte de sus creaciones en la naturaleza. Síéntate delante de un té o junto a un café y disfruta con su lectura.

El árbol como inspiración

El árbol, un maestro de vida, una idea inspiradora que nos ofrece en su relato de hoy Santiago Beruete.

Paraísos terrestres

Un paseo por la evolución de los jardines, hasta nuestra época y en lo que vendrá. El jardín, y el hombre, evolucionando temporalmente de la mano. Arte, filosofía, y tecnología. Un placer para el disfrute.

Al rescate del jardín planetario

Una de las más hermosas historias que se ha contado la humanidad para no perder la fe en el futuro y no morir de la verdad, como diría Nietzsche, es la visión de la Tierra como un organismo vivo, autónomo y autorregulado, del cual formamos parte y del que dependemos para sobrevivir. (...)

Bulbos pensantes

Santiago nos entrega una bella reflexión en esta primera entrega aproximando la filosofía al verde, o al contrario, como ya lo hizo en Verdolatría y Jardinosofía, destilando una bella reflexión filosófica del retorno de los bulbos floridos con la primavera. Maravillosa forma de comenzar.