Naturaleza urbana en sociedad

Filosofía Arte y ciencia

I dream, de David Ignatow

En esta diversidad y heterogeneidad de colaboradores, Pablo inspirado en estos tiempos raros, nos propone que estos días de limitación de nuestra vida ordinaria, los vivamos como fuente de inspiración. A tí, tus momentos de introspección, ¿Que te sugieren? Deseamos que sean creativos y generadores de actitudes positivas.

Debe haber otra forma de vivir

Llega el verano y con él algunos clásicos; reconozco que los anuncios de Estrella Damm son una de mis debilidades, pero no tengo palabras para describir lo que me ha removido el de este verano 2020. Me emociona y me conmueve. Si no lo has visto todavía, te lo pongo fácil. Míralo y comentamos luego, imperdible. ¿Te lo vas a perder?

Las ecópolis del futuro

Muchas son las voces que apuntan al árbol como elemento clave vertebrador de ciudades habitables, o mejor, bosques habitados, posibles, con mucho por hacer en este sentido. Reamueblar nuestras cabezas, crear conciencia social de la necesidad. En esta ocasión Santiago, en una reflexión serena y muy esclarecedora, nos transmite la importancia de tomar consciencia de ello y reclamarlo a través de la sociedad civil.

El placer de lentear toda una vida y disfrutar componiendo: De Vita Sackville-West a Umberto Pasti

En ocasiones me aparto en el blog de una de mis pasiones y retorno a disfrutar con los jardines. Jardines y Jardineros. Porque son lo que son sus diseñadores, sus dueños, aquellos que depositan su impronta. Me maravillan las historias de aquellos que hicieron y hacen de ello una vida, lenteando y nos dejan su estela. Hoy os propongo dos reportes: uno rescatando a Vita Sackville-West, la vida de una mujer extraordinaria, y su jardín en el palacete de Sissinghurst, en Kent y otro, Umberto Pasti, perdido en el paraíso de Rohuna, ¿Te los vas a perder?

Ahora que sé que Darwin viene a la ciudad

El trabajo de gestión de un servicio vivo como el de Parques y Jardines en la Ciudad tiene su complejidad. Con frecuencia tendemos a gestionar de forma interdepartamental, como cajas estancas sin apenas conexiones. Del mismo modo, si bien no todos, tendemos a prestar atención a lo que entendemos que el verde necesita, obviando el resto de vida que discurre en nuestros espacios y nuestra ciudad. Hoy en día esta tendencia está cambiando, y aprovechando el título del libro que os presento, os invito a reflexionar sobre ello. Darwin viene a la ciudad, de Menno Schilthuizen, te va a sorprender.

La ciudad como escenario

Comunicar, comunicar y comunicar; la música, el cine, la literatura, la pintura y las artes escénicas, todos los artes al servicio del mismo espíritu, trascender en una voluntad de hacernos reflexionar y hacerlo desde los sentidos y la emoción, desde donde somos más accesibles y conectamos.

Un mundo invisible

Junto con los árboles y plantas de la ciudad conviven unos microorganismos denominados hongos, organismos microscópicos dichos organismos forman un mundo invisible para la mayoría de las personas. Forman parte de ese mundo invisible, inapreciable al ojo humano pero que ejerce su papel.

A mi no me gustan las redes, pero quiero contaros algo: Manolo García

Manolo García, pero también Dani Carbonell de Macaco, Amparo Sánchez de Amparanoia, Eva y Juan Aguirre de Amaral, Diego Cruz, y tantos y tantos otros. Todos ellos unen sus voces en torno a un compromiso conmovido por el verde. Aunque tampoco te gusten las redes, o no te apasionen, te invito a ver y escuchar este video de Manolo, con una reflexión serena a ser promotores individuales del cambio, ahora que vemos cielos azules en las ciudades y sabemos que la rutina los devolverá a sus grises. Si hemos parado y se ha producido la evidencia, quizás debamos replantearnos el cambio. La música me da serenidad y sus voces me colocan. También a través de la música se mueven conciencias. Gracias Manolo y compañía!

STALKER: El bosque urbano como zona de consciencia

Segunda entrega del "Urbanismo, con más claridad", en que cualquier extracto perjudicaría la intención del autor, que nos atrapa con la imagen y no nos suelta hasta el final....

Herbario sonoro: Recibir sin esperarlo, para entregarlo sin esperar recibir.

La osadía del Herbario sonoro, de la mano del maestro Araujo, es extraordinaria, hay que atreverse a ello. El resultado es … mejor tú mismo. Raúl nos regala el libro en PDF, para su publicación en el blog, y lo compartimos para vuestro disfrute en estos días extraños, pero también en los siguientes.